La librería Pepín era un escaparate al que yo me asomaba cada viernes, cuando salía de clase y los exámenes de lengua, donde comentábamos sin mucho acierto las historias del hielo de Aureliano Buendía. Allí me esperaban los tebeos de Spider-Man, las novelitas de Clark Carrados, la enésima reedición de los aburridos X-9 o Jorge y Fernando. Allí encontré un miércoles a media mañana, cuando ya repetía cou en el instituto y la huelga de penenes me dio seis meses de vacaciones a la fuerza, un tebeíto cuadrado y feo, de lomos pegados y presentación vomitiva. Lucífera, se leía en la portada, con letras de fuego rojas, y una señora despampanante y desnuda que hacía las veces de diablesa o de vampira me incitaba a la compra y al consumo. Los tebeos pornográficos italianos habían entrado en nuestra vida.

Compré y consumí aquel tebeo novedoso, en efecto, como algún otro título posterior que no me gustó ya nada: Hessa, Paco Pito, qué sé yo, el colmo del mal gusto y el humor rancio. Los tebeos, en formato de novela pequeña para despistar o atraer a un público más adulto, sellados los cantos para que nadie pudiera hojear su contenido, venían impresos en un papel feo, casi reciclado, un papel que, en las lecturas a solas en los cuartos de baño para los que sin duda habían sido hechos adquiría un claro matiz de papel higiénico, un amargo regusto de pecado. Blancanieves y los siete enanos viciosos, del mismo gran dibujante (¿Frollo?) nos esperaba en la revista Lib, a la vuelta de la esquina ya. El sarampión sexual, como el político, empezaba a atacarnos por todos los flancos. La sangre hervía después de tanto tiempo de pretender ignorarla, y no sólo a los adolescentes que todavía teníamos por descubrir un mundo que queríamos a medida.

El cine se pobló de títulos añejos, de películas rescatadas de olvidadas listas negras que se mezclaban, en aquella repesca tardía, con las últimas obras dedicadas únicamente a mostrar carne. La prohibición seguía siendo absoluta en todas ellas, mayores de dieciocho años, pero los porteros hacían la vista gorda y dejaban colar a todo el mundo. Casi siempre.

No me hubiera importado que no me dejaran entrar, no sé, en Las adolescentes, La menor, La espuela o algún título de aquellos que soportábamos medio dormidos hasta que la Mary Francis o la Ornella Mutti de turno empezaba a despelotarse, pero el portero tuvo que ponerse farruco, y ya es mala suerte, el día que en el Cine Imperial, antiguo reducto de sala de arte y ensayo y futura sala X antes del derribo, proyectaban La naranja mecánica.

En vano razonamos con él. Mire usted que esto va de ciencia ficción, y además hay que leer los subtítulos, que no venimos buscando muslo como aquellos marineros de permiso, sino arte. No hubo manera. Era una película para mayores, y nosotros no teníamos todavía más que diecisiete años, conque ahuecando. Los inspectores estaban en la sala y el pobre hombre, supongo, se jugaba más que los quince duretes de la entrada. Por obra y gracia de aquella censura cerril y chusquera, el domingo se nos fue a hacer puñetas. Nuestro cabreo fue mayúsculo.

Pero yo juré vengarme.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/54022

Comentarios

1
De: EMPi Fecha: 2007-12-12 17:42

Creo recordar que Lucifera y Blancanieves y los enanos viciosos era de Don Leone, o algún imitador.
No los evoco tan horribles.
Recuerdo con gusto una imitación cinematográfica de Flash Gordon, Flesh Gordon se llamaba, sinvergonzona y cochinorra, pero muy graciosa de la que Luis Vigil le dedicó su sección en un número de Vampirella.



2
De: CarlosP. Fecha: 2007-12-12 17:52

Iba a decir EXACTAMENTE lo mismo EMPi....que la carilla de la Blancanieves... (y la de la madrastra) sin mencionar otras "anatomizaciones"....me ha(n) seguido durante decadas hasta que descubrí que detrás de todo aquello había un señor que se lamaba Leone Frollo.

Una ola reverencial a DonLeone...

UuuOooOoOOOooOooooooOOoooOOooOOOoooOOOo



3
De: RM Fecha: 2007-12-12 18:50

Lo horrible era la edición, ojo. Blancanieves y Lucífera estaban muy bien dibujados.



4
De: Juaki Fecha: 2007-12-12 21:55

Yo me uno a la ola de Carlos en favor de Don Leone:

UoooooooUoooooUoooooooUooooooUooooo



5
De: jose manuel Fecha: 2008-03-03 19:29

lastima que ya no se hagan comics de vampirela, hessa,paco-pito, etc. una lastima.



6
De: eduarcr101 Fecha: 2008-11-25 20:52

yo ando buscando una edicion llamada blancanieves y los 7 enanos viciosos...creo que era de allain vozz...o algo por el estilo...alguien sabe mas de esto?



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.133.166 (f89cf3eac0)
Comentario